Aplicación de los aceites

Los aceites, tanto corporales como faciales, los aplicaremos sobre la piel mojada, consiguiendo así una mayor y más rápida absorción.

Aprovecharemos la ducha para después del último enjuague y con la piel mojada aplicar una determinada cantidad de aceite en las manos y rozar el cuerpo, o la parte del cuerpo que nos interese, con este aceite. De este modo mezclamos el agua que hay sobre la piel con el aceite, emulsionando la mezcla y facilitando que el agua actúe como impulsor que ayuda a penetrar el aceite.

Después, volveremos a enjuagarnos para retirar de la piel los restos de aceite que no ha penetrado y que, en todo caso, ya no penetrará.

De este modo conseguimos que penetre más aceite y lo haga más rápidamente. Las moléculas de aceite son bastante más grandes que las del agua, es por esta razón que siempre nos queda una película a la piel, al rozar junto con el agua rompemos las moléculas de aceite y facilitamos que pasen por los poros.

De paso, al enjuagarnos de nuevo, retiraremos los molestos restos de aceite que quedan sobre la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *