Cuidar los pies en verano

Pies-e1340458364911

Después de llevarlos todo el invierno tapados con medias, calcetines y zapatos, en verano la continua exposición que sufren los pies con las sandalias puede ocasionar algún problema, como resecarse o cuartearse la piel.

A continuación uso explicamos alguno de los problemas más frecuentes y alguna alternativa para poder evitarlos y tener un buen cuidado de ellos.

Problemas frecuentes

  1. HERIDAS POR FRICCIÓN Son uno de los problemas más frecuentes. Es deben a la fricción de la piel con el nueva zapato o sandalia.
  2. EXCESO DE SUDORACIÓN En el pie hay una gran cantidad de glándulas sudoríparas y en algunas personas que sudan en exceso se produce una humedad elevada que conlleva problemas secundarios, como grietas interdigitales.
  3. SEQUEDAD EXCESIVA DE LA PIEL El hecho de llevar los pies al aire y las elevadas temperaturas provocan una mayor sequedad de la piel. Es manifiesta sobre todo en la zona de los talones (los extremos aparecen blanquecinos), debido a la falta de hidratación y acumulación de dureza de la piel. Las ingratas grietas de los talones.

En verano tenemos que duplicar la hidratación para evitar problemas de sequedad. Recomendamos utilizar una crema hidratante, preferiblemente por la noche para evitar la sudoración durante el día. Nuestra Crema de Manos y Pies cumple con esa misión, Está elaborada con extractos ecológicos de Aloe vera (función regeneradora),Salvia(anti-sudorífico), Manzanilla (función cicatrizante, al tiempo que suaviza), aceite esencial de limón (aporta un olor fresco), aceite de almendras y agua de manzanilla.

peuets_opt

Por otro lado también recomendamos el uso de una piedra pomez en las zonas rugosas y ásperas de los pies un par de veces por semana, con el objetivo de eliminar la acumulación de hiperqueratosis o durezas de las mismas. Se debe aplicar frotando con suavidad después de haber sometido los pies en un baño de inmersión con agua tibia., Para terminar con la crema hidratante

DSC_4022_opt

CALZADO ADECUADO Es muy importante elegir un calzado cómodo, de material transpirable y suave, amplio … esto evitará de manera considerable la aparición de rozaduras y ampollas. (Para evitar las dureza)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *